Acupuntura

La acupuntura es una técnica utilizada en la china tradicional en la que se mejora el equilibrio de las energías. Tener un flujo de energía correcto hace que desechemos del cuerpo muchas de los aspectos negativos que estén presentes en él, y supone estar en un estado de salud perfecto.

Esta técnica consiste en pinchar con agujas de acupuntura muy delgadas en algunos puntos específicos del cuerpo, creando entre ellas una especie de sendas que se les conoce como los meridianos, y es por ese lugar por donde circulará la energía.

Por tanto, las palabras ying y yang cobran sentido con esta técnica. Se conoce con este nombre a las energías opuestas, fuerzas que deben estar siempre en equilibrio para gozar de una salud espléndida, consiguiendo el punto de equilibrio conocido como Qi.

Sabiendo que el objetivo de una persona para tener una vida saludable es conseguir tener un flujo de energía equilibrado, para conocer los problemas que puede tener esa persona y saber qué puntos tratar, el experto en acupuntura o acupunturista debe examinar tanto la lengua como el pulso del paciente en tres zonas de la muñeca.

acupuntura

Historia de la acupuntura

La acupuntura muestra buenos resultados frente a muchas enfermedades y ha marcado ventajas sobre otros instrumentos que se utilizan. Son de dominio simple, fácil y económico, seguro y sin efectos secundarios.

Es por ello que la acupuntura tiene un papel importante en la salud del pueblo chino, así como, ha conseguido el respeto y la confianza de otros países. En diciembre de 1979, la Organización Mundial de la salud (OMS) de las Naciones Unidas tomó la decisión de indicar el tratamiento con acupuntura en una serie de 43 enfermedades.

La palabra deriva del latín acupuntura (acus) de la aguja y puntura (punción raquídea). Es un método terapéutico, que consiste en sólido y pequeños pinchazos agujas en puntos específicos del cuerpo para mejorar la salud, reducir el dolor o modificar el Estado General del paciente.

En el oeste que la acupuntura ya era conocida por los portugueses alrededor de 1650, en el siglo XIX, cerca de 140 autores ya habían escrito sobre el tema en libros franceses y alemanes, pero recién en 1930 comenzaron en Francia el uso del concreto.

En el período inicial del tratamiento con acupuntura, los antepasados chinos utilizaban para curar las enfermedades agujas de piedra llamadas Bian, Chan y Zhen.

En el Neolítico, además de piedra pulida, usaban también agujas de hueso pulido y bambú como instrumentos para la acupuntura. Posteriormente con el desarrollo de utensilios de arcilla, comenzaron a utilizarse agujas de este material, método utilizado en algunas regiones de China hasta la actualidad.

Con la llegada de la metalúrgica aparecieron agujas de diferentes metales: las agujas de hierro, aleaciones de plata y metálicas. Hoy en día las agujas son muy delgadas de acero inoxidable y fácil de usar.

Las “nueve agujas” de la antigüedad fueron fabricadas en nueve formas distintas, según los diferentes usos y es un símbolo del desarrollo de las técnicas y teoría de la acupuntura. En 1968, encontrados en la tumba de Liu Sheng y Jing de Zhongshan, la dinastía Han Occidental (siglo II A.C.), nueve agujas para acupuntura, cuatro de oro y cinco de plata, fue la primera vez fue descubierto agujas de metal utilizadas en la antigüedad.

En la antigüedad, cuando se aplica el tratamiento de acupuntura, se observó que bajo determinados estímulos, sensaciones de dolor, hinchazón, distensión abdominal y el peso del paciente se extendía a lo largo de una dirección definida. Más tarde notó que algunos puntos en las diferentes áreas del cuerpo tenían las mismas funciones o funciones similares.

Sobre esta base de conocimientos, agrupados puntos con funciones similares o relaciones íntimas, llegando así hasta la “línea” y los conceptos de “canales y colaterales”. Basado en la manipulación de agujas han sido preparados y desarrollado más de 20 tipos de combinaciones y la ordenación de los registros de canales de acupuntura y puntos, así como puntos de bonificación han sido documentados por médicos famosos de estos tiempos.

Con el establecimiento de la dinastía Qing (1644-1840) los médicos consideran la medicina herbaria superior a la acupuntura, siendo ésta durante muchas décadas descuidada. En el siglo XVIII, Wu Qian y sus colegas por orden imperial compilan un exhaustivo libro sobre Medicina China, que contiene un capítulo de la acupuntura con ilustraciones, siendo seguido inmediatamente por otro doctor Li Xuechuán, que destacó en su libro una selección de los puntos de acupuntura según la diferenciación de síndromes, siendo sistemáticamente listados 361 puntos en catorce canales de energía. Además de estos libros, hubo muchas publicaciones, pero sin mucha expresión.

En 1822, las autoridades de la dinastía Qing declaran una orden para abolir permanentemente la acupuntura porque “acupuntura y Moxibustion no son satisfactorias para aplicarse al emperador”.

Debido a la gran necesidad de atención médica al pueblo chino, la acupuntura comienza a surgir entre la gente del pueblo. Muchos acupunturistas independientes realizaron esfuerzos inflexibles para proteger y desarrollar este gran legado médico, fundaron asociaciones de acupuntura editando libros y promovieron cursos por correspondencia para enseñar sobre este arte.

La acupuntura volvió de nuevo a la vida cuando en octubre de 1944 el Presidente pronunció un discurso llamando a la reintegración de la medicina tradicional China en el área de salud de la nueva China. Desde la Fundación de la República de China, ha acelerado la expansión de la acupuntura y salud tradicional en todo el país.

A mediados del siglo XX, China ha ayudado a la ex Unión Soviética y otros países de Europa oriental para formar acupuntores independientes. Desde 1975 a petición de la Organización Mundial de la salud, se crearon cursos de formación internacional de acupuntura en Beijing, Shanghai y Nanjing para formar acupuntores freelance en otros países. Más de 120 países enviaron personas allí a especializarse. Actualmente el intercambio de las organizaciones académicas occidentales con la Asociación médica de China es amplio y extendido a muchos países.

Los puntos de la acupuntura

Puede parecer que los puntos de la acupuntura están elegidos al azar, pero no, dependiendo de la dolencia que se diagnostique las agujas deben ponerse en una zona determinada, por lo que cada punto del cuerpo tiene un significado. En concreto, hay tres tipos de puntos de acupuntura:

puntos de acupuntura

  • Los puntos regulares de la acupuntura. Son los más comunes y se les identifica como los catorce canales. Tienen una ubicación fija y cada uno de ellos pertenece normalmente a uno de los sistemas vitales del cuerpo.
  • Los puntos extraordinarios de la acupuntura. Son aquellos que se utilizan normalmente, pero no pertenecen a los primeros.
  • Los puntos Ashi de la acupuntura. Se les conoce con este nombre a los puntos en los que se introducen las agujas cuando hay un dolor concentrado en una zona, ya que se ponen las agujas en esa parte del cuerpo.

Efectos secundarios de la acupuntura

En principio, no hay ninguna complicación sería que pueda aparecer. A pesar de ello, sí que es cierto que hay personas que se marean al insertarle las agujas o sienten un pequeño hormigueo. Es una sensación que durará mientras se practica la sesión, pero estos efectos secundarios desaparecerán en cuanto le dé un poco el aire y beba agua. Habitualmente esta sensación está relacionada con el miedo o el temor a las agujas, igual que puede ocurrir cuando le van a practicar algún tipo de intervención en el que es necesario este instrumental.

Aun así, no se recomienda acudir a una sesión de acupuntura en el caso de que haya consumido algún tipo de droga o alcohol. Si está bajo los efectos de estas sustancias es posible que el equilibrio de las energías no se produzca y además hay mayores posibilidades de sangrar al retirar las agujas ya que la sangre tiene peor coagulación.

En este aspecto, también debemos avisar al experto si crees o sabes que estas embarazada, ya que en ese caso hay puntos donde no se puede aplicar la técnica, la acupuntura y el embarazo son amigos, pero hay que tomar algunas precauciones.

Los beneficios de la acupuntura

Esta técnica no solo alivia dolores, sino que tiene la capacidad de eliminar síntomas y enfermedades. En general, incide muy positivamente en el sistema inmunitario, en las hormonas, en el sistema nervioso, en el sistema sanguíneo, en los huesos y articulaciones, en la sensibilidad e incluso psicológicamente. Por esta razón es utilizado tanto para tratar dolores físicos como otros problemas en los que influye más la mente, como la ansiedad o el dejar de fumar.

Para conocer el problema que tienes, el profesional te realizará varias preguntas y te tomará el pulso, de esta manera sabrá en que zonas de tu cuerpo hay que hacer que la energía fluya correctamente.

Cómo elegir clínica de acupuntura

Se ha puesto tan de moda las técnicas alternativas como la acupuntura, que puedes encontrar gran variedad  de clínicas y profesionales que ofrecen esta técnica. Ya conocemos lo que ocurre cuando algo está de moda: se ofrecen precios bajos que pueden repercutir en la calidad del servicio, los profesionales no están cualificados…

Por eso es importante acudir a varios centros, y comprobar en todos ellos si:

  • Aparecen en la consulta las licencias y los diplomas acreditativos de que en ese lugar pueden realizarse ese tipo de tratamientos. Es cierto que es una terapia que no tiene efectos secundarios, pero no por ello debemos arriesgarnos a que nos la realicen mal.
  • Haz preguntas y contrasta las respuestas. No te fíes de personas que se andan por las ramas o dudan a la hora de responder. Un buen profesional sabe contestar a las preguntas de su posible cliente.
  • Otro paso importante es que debes informar a tu médico de cabecera de que tienes pensado realizar el tratamiento, es posible que tenga opiniones sobre clínicas o profesionales que pueden valerte para tu decisión.

Una nueva técnica, la electroacupuntura

Desde hace un tiempo hacia acá, la acupuntura ha desarrollado una evolución clara, además de ser mucho más utilizada y tomada como una medicina alternativa válida, también ha mejorado la técnica que usan, creando la electroacupuntura.

En este tipo, además de las agujas, se realiza una pequeña estimulación con una corriente eléctrica muy baja. Esta pequeña descarga hace que crear el equilibrio de las energías sea más rápido, aunque hay profesionales de la acupuntura que no están de acuerdo en su uso, ya que no hay una seguridad científica de que esta nueva técnica mejore los resultados.

Por tanto, si te ofrecen este tipo de terapia y no te aseguran que los resultados van a ser mejores que con la tradicional, lo mejor es que no la aceptes y que busques un lugar donde te apliquen la técnica de acupuntura básica.