La moxibustión

Probablemente cuando hablamos de terapias milenarias que mejoran nuestra salud, nuestra mente siempre se fija en la acupuntura o en la meditación, pero lo cierto es que la cantidad de alternativas que hay es grandísima. Una de ellas, que pertenece a la Medicina Tradicional China es la moxibustión. Esta terapia ayuda a fortalecer la sangre, a estimular el pasaje de la energía qi y de esta manera hace que el estado de nuestra salud sea mucho mejor.

moxibustion

En qué consiste la moxibustión

La moxibustión utiliza lo que se conoce como artemisa, una pequeña planta que ayuda a curar mientras se quema. Existen dos técnicas dentro de la moxibustión: la forma directa y la indirecta.

La moxibustión directa.

En este método se coloca sobre un punto de acupuntura una cantidad pequeña de moxa y se quema. Dependiendo de quien realice la terapia, la moxa se quemará totalmente dejando una pequeña marca o se retira antes de que llegue a quemar la piel. Por eso, en algunas ocasiones sí que puede ocasionar algún pequeño dolor al paciente.

La moxibustión indirecta.

Es la que se utiliza en mayor medida ya que no supone ningún tipo de dolor y tiene menos riesgos. Para su realización se utiliza un palo de moxa que tiene el aspecto de un cigarrillo. Este palo se acerca a la zona donde hay que tratar  hasta que se pone roja. En ocasiones también se utilizan agujas de acupuntura para llevar a cabo la terapia.

Para qué sirve la moxibustión

Si hablamos en general, la moxibustión es válida para personas que tienen una condición fría, ya que esta técnica les aporta calor, y con ello fluye mejor la sangre y el qi. Pero también se utiliza en otros casos más concretos:

  • Si el bebé de una embarazada viene de nalgas ayuda a que se dé la vuelta.
  • Evitar los dolores de la menstruación.
  • Alivia el dolor provocado por la artritis.
  • Evita y disminuye el dolor de cabeza y migrañas.
  • Mejora la tendinitis.
  • Soluciona problemas digestivos o intestinales.
  • Es una protección ante catarros y gripes.
  • Alivia la ansiedad.

Quién no debe someterse a la moxibustión

Si bien es una terapia que en principio no tiene efectos secundarios, sí que está contraindicada en algunos casos. Concretamente, no deben utilizar la moxibustión:

  • Personas a las que se les ha diagnosticado exceso de calor.
  • Personas con problemas respiratorios, pues en la práctica se produce humo y un olor particular.
  • Personas con diabetes.
  • Personas insensibles al dolor.
  • Personas que tomen medicamentos similares a la prednisona.
  • Personas con problemas en el sistema circulatorio o inmunológico.

ESCRIBE UN COMENTARIO