Los riesgos de la acupuntura

Las medicinas alternativas cada vez se van haciendo un hueco en el mundo occidental, y uno de estos casos es la acupuntura. Se engloba dentro de las medicinas alternativas porque mediante su técnica lo que se busca es el alivio de ciertos dolores, y el bienestar de quien se somete a esta práctica, pero no está demostrado científicamente que sea medicina como tal, pues no es capaz de curar ninguna enfermedad.

Quizás esta medicina alternativa ha producido tantos debates porque la cultural oriental y occidental son muy distintas, y nosotros no estamos tan concienciados con la idea del yin y el yang como lo pueden estar los orientales, que es algo muy importante para ellos. Por ese motivo muchos científicos rechazan esa técnica, y no consideran la acupuntura como una medicina. Pero la Organización Mundial de la Salud ha tomado cartas en el asunto y ha aprobado el uso de la acupuntura para ciertas dolencias, pese al rechazo de algunos sectores que lo ven como un simple placebo.

La OMS ha establecido unos parámetros para que la acupuntura se practique de forma correcta, tales como las condiciones higiénicas, los puntos del cuerpo donde se podrá introducir las agujas, y todos los pasos a seguir por los especialistas en caso de que surjan problemas durante las sesiones.

acupuntura

Posibles riesgos

La riesgos de la acupuntura  son muy bajos, siempre y cuando acudas a un especialista, sino las complicaciones pueden llegar a ser graves, en algunos casos desembocan incluso en la muerte.

Los principales riesgos de la acupuntura que puede tener son los siguientes:

  • Durante o después de la sesión puedes notar ciertos dolores, en algunos casos incluso se llega a sangrar o puede salirte algún moratón.
  • Se puede llegar a producir una lesión interna de los órganos, si las agujas se colocan a una profundidad mayor de la que se debe es muy probable que se produzca una lesión del órgano, y el órgano más susceptible a estas lesiones son los pulmones.
  • También puedes salir de la sesión con alguna infección, como puede ser la hepatitis, debido a la mala higiene no sólo de las agujas, que pueden no estar bien esterilizadas, sino a la higiene en general del local, y del propio profesional.

En unos estudios llevados a cabo sobre la técnica china manual se han llegado a registrar varios muertos, pero esto son casos muy excepcionales, en los que o las condiciones en las que se practicaba no eran las adecuadas, o que el supuesto profesional no tenía la formación médica necesaria, sino que había aprendido la técnica de sus antepasados.

En los casos del estudio, las infecciones eran el menor de los males, algunos volvían de la sesión con dolencias, alergias o hinchazones, pero en los casos en los que los acupuntores no eran profesionales a veces introducían las agujas más profundo de lo que debían, y quizás en algunas zonas eso no tenga importancia, pero hay ciertos puntos que eso puede producirte graves lesiones e incluso la muerte, como ya se ha dicho.

Las zonas del cuerpo donde mayor cuidado hay que tener, debido a que supone un riesgo mayor, son los puntos de los hombros, la región escapular, el pecho, el cuello, los ojos, y la zona de la médula espinal. En todos estos puntos la precisión de la profundidad es muy importante, para no llegar a posibles riesgos de la salud.

Recomendaciones

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que lo que está en riesgo es tu salud, por ello antes de someterte a cualquier sesión debes de tener claros cuales son los riesgos de la acupuntura, siempre informándote de forma objetiva.

Pero el punto más importante de todo es elegir a un especialista, no nos debemos de dejar llevar por los precios baratos, pues es preferible pagar un poco más y tener la seguridad de que te está tratando un especialista, y no un alguien que simplemente conoce la técnica.

Si elegimos a un profesional no deberemos de preocuparnos por los siguiente aspecto, que son muy importantes también en referencia a la acupuntura. Cuando llegues a la consulta el especialista debe de conocer todo tipo de enfermedades que padezcas, por ejemplo si tiene marcapasos porque si es así no podrá usar la electroacupumtura, si estás embaraza, y todos tus hábitos de vida. Eso le ayuda a hacerse un perfil de ti y saber lo que vas a necesitar, y durante cuánto tiempo, si cuando llegues a una sesión el profesional no te hace primero un cuestionario es mejor que no te sometas a su técnica.

Como se ha dicho con anterioridad, en cualquier tema relacionado con la salud, la higiene es lo más importante, y eso se ve a simple vista, si el lugar está limpio o no, y si el encargado de hacer la acupuntura utiliza el material adecuado. Las agujas por supuesto deben de estar esterilizadas, no vale con limpiarlas con alcohol como hacen muchos acupuntores, y además se aconseja que sean de acero inoxidable. También su estado es muy importante, pues las agujas nunca pueden estar torcidas, con el cuerpo desgastado, o que tenga la punta ligeramente curvada, en cualquiera de esos casos la aguja debe de ser eliminada, porque está defectuosa.

Aunque parezca algo que no tiene mucha importancia, la postura es muy relevante para la acupuntura, pues antes de empezar con la práctica debes de adopta una postura cómoda para aguantar toda la sesión sin hacer movimientos bruscos.

Además de todo esto, el profesional que está bien preparado conoce perfectamente las zonas que puede tocar y a que profundidad debe introducir las agujas en cada uno de los puntos, por eso debes elegir a un profesional bien cualificado, para evitar los riesgos de la acupuntura, que pueden ser bastantes sino estás bajo las manos adecuadas.

ESCRIBE UN COMENTARIO